martes, 11 de mayo de 2010

Peliculas porno

Si algo me ha enseñado este trabajo de vendedor es que nunca, nunca, tienes que dar una cosa por sentado. Y, por añadidura quirurgica, que la gente nunca, nunca, dejará de sorprenderme.
Este sabado pasado, al entrar en mi turno de tarde en la tienda, una fascinante anecdota me aguardaba. Me la contó el compañero que la tuvo que padecer en sus carnes.
Expongo los hechos.
Para que los potenciales clientes puedan comprarnos teles es necesario que éstas estén encendidas y, por supuesto, recibiendo la mejor calidad de señal posible. Para ello solemos tenerlas todas conectadas a Digital plus HD (alta definicion), o, en ocasiones, a un blu-ray. Todas las teles, al unisono, ofrecen al sufrido humano que las contempla, la misma señal, repetida fielmente a través de una caterva de ocultos spliters.
El espectaculo que ofrecen todos encendidas y con la misma señal es majestuoso, pero a veces, como en esta ocasion, puede ser traicionero.
A eso de las cuatro de la tarde llaman a mi compañero desde el mostrador de entrada. Un mujer, histerica como una perra (perdón por el simil), pide a gritos la presencia del gerente, sin definir exactamente el motivo de su demanda. Al no estar este presente , mi colega se aproxima a los breves instantes, algo intrigado, con la mejor de sus caretas impresa en el rostro.
La mujer se encontraba ya rellenando una hoja de reclamaciones (no podía ser de otra forma). Al identificarse mi compañero como solventador de sus problemas, detiene su escritura y prorrumpe en un alocado discurso moralista. Por lo visto, al comparecer en la seccion de televisores con la intencion de adquirir uno, había contemplado estupefacta imagenes porno que estaban siendo vomitadas por los mismos. Segun ella, estabamos emitiendo una pelicula porno ( "le estaban succionando el cacharro a un hombre") en horario infantil, lo cual era intolerable, humillante y perverso. La escena, además, había sido visualizada por su hijo, de 7 años, y el trastorno ocasionado en su retina dificilmente podia subsanarse con una simple disculpa o amonestacion.
Tras escuchar largo y tendido las alocuciones de la ofuscada mujer mi compañero comenzó su turno de réplica.
Le explicamos que no somos dueños de los contenidos que ofrecemos al publico, solo de los dispositivos de visualizacion. En ese momento estaba sintonizado el anteriormente mentado Digital Plus HD, canal 111, y, por lo visto, la peli que emitian era algo subida de tono, pero que en ningún caso era porno y que, de habernos ella dicho que le molestaba, instantaneamente hubieramos cambiado de canal (de hecho, en prevision de males mayores, ya lo habíamos hecho)
La hizo participe de su malestar por semejante afrenta, le aseguro que nunca jamas de los jamases volveriamos a poner ese canal y que, por favor, no nos denunciara a la Censura (esto último, evidentemente, no se lo dijo).
La mujer, algo más calmada, desistió de ponernos la reclamacion, nos recriminó nuestra falta de tacto por semejante acción, y desapareció, junto con su niño y su marido, por la puerta.
Por lo visto la maldita pelicula que la mujer habia visto, un fragmento, era la de "Millenium", la cual, segun me han comentado, sí tiene escenas fuertes, pero no explicitas.
Siempre intentamos tener controlados todos los frentes pero, visto lo visto, es imposible, siempre se nos escapa el más inverosimil.
Desde este sabado ya no podemos sintonizar el canal 111 (orden de gerencia al haberle alguien ido con el chivatazo)
En fin, nadie es perfecto.
Un saludo al cacharro que estaba siendo succionado

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro para ti!

Bucan dijo...

Dicen que a las mujeres no les suele gustar las películas porno porque los protagonistas no se casan.
Por lo visto, esa mujer se imaginó el cacharro, porque si era esa película comercial, el cacharro no se llegaría a ver. ¿O sí?.

Anónimo dijo...

Nos guste o no, la mujer tenía toda la razón del mundo. Nosotros en el Electro ponemos películas blu-ray infantiles (lo dibujos tienen mas definición) o deportes (vamos, el futbol). Con ello se logra un mejor efecto y se venden más teles. Así todo el mundo contento y sin problemas. El día que Canal Satélite se entere de la multidifusión no autorizada que le hacemos en la tienda (medio pueblo allí, cogiendo sitio), lo mismo nos empapelan.

Saludos.

Antonio Pérez dijo...

Típica casada histérica que obliga a su marido a negar rotundamente que ve porno en el internete.
Me atrevería a afirmar que ese es el centro del problema.

Santapaciencia dijo...

jejejjejejee....Que me meoooo de eso no me habia enterado yo....la verdad es que no es la primera vez que nos pasa....Yo recuerdo una vez que si que nos la pusieron....y recuerdo una vez...Con YO SOY LA JUANI, de salir corriendo a cambiar de cambiar en medio de una explicacion...por una escena subidita de tono!!!

Irene dijo...

Si ves algo subido de tono en un espacio público (al que asistes porque quieres, es más, porque deseas comprar algo de lo que bien podrías prescindir), debería ser más adecuado coger a tu hijo de la mano y discretamente a la salida, exponer tu queja (que en este caso es más que razonable). Cuando algo es expresado con sutileza no tiene porqué haber malestar por ninguna de las dos partes.

Un saludo. Muy bueno el blog, por cierto ^^

icHiGo. perO no sOy friKi dijo...

jajajaja pobre chamaco jaja xD
bueno la mama tuvo razon en ponerse asi jaja